Emprender Conocimiento

El emprendimiento exige más que el mero conocimiento de lo que sabemos hacer y hemos decidido salir a comercializar por nuestra cuenta.

Este dominio del producto o de los servicios con los que hemos decidido emprender es indispensable, por supuesto. Sin embargo hay conocimientos asociados al producto y/o servicio y hay otros asociados al propio hecho de emprender.

Fuente: www.definicionabc.com

Muchas personas que están paradas sobre la incertidumbre utilizan ese desconocimiento como excusa para no dar el paso; por el contrario existen emprendedores temerarios que se lanzarán al ruedo con el entendimiento que tengan y listo.

Por tanto, el tema del “Desconocimiento” es un tema resbaladizo, engañoso, peligroso y paradójico; debido a que cuesta un poco tomarnos el pulso a nosotros mismos para tener la consciencia de si estamos actuando desde el miedo o desde la impulsividad.

Tomarnos el pulso es vernos a nosotros mismos, ¿estamos esperando tener más conocimientos para emprender como excusa para quedarnos en la zona de confort? Esto es, sabemos que necesitaremos ciertos conocimientos asociados al hecho mismo de la independencia pero, no estamos tomando ningún curso, ni leyendo artículos o ni siquiera estamos identificando cuáles son los conocimientos que deberíamos adquirir.

La pregunta inversa es ¿estamos emprendiendo impulsivamente? Muchas, son las razones de emprender impulsivamente: quedarse desempleado, tener necesidad económica inesperada, creer que dominamos tan bien la producción de un bien o la generación del servicio que nos vamos a comer el mundo, necesidad de mitigar la sensación de incertidumbre (que traté en el artículo anterior). También están las necesidades del ego como: demostrarle al jefe, ex jefe, familiares, amigos o hasta ex parejas que somos capaces de emprender y tener éxito; sentirse explotado y minimizado en nuestras capacidades en el ambiente laboral o social donde nos desenvolvemos, necesidad de alcanzar un nivel de vida igual o mejor a cierta(s) persona(s) con las que nos relacionamos, en poco tiempo… <inserten todas la que se les ocurran en los comentarios>.

Tomarse el pulso es un proceso que intentaré convertir en pasos:

Fuente: montagepages.fuselabs.com

  1. Quédate sólo y en calma, sin que nadie te moleste. Toma aire y siéntate en un lugar confortable (no cómodo, como para que te quedes dormido) con libreta y bolígrafo.
  2. Anota en una primera hoja (o varias, depende del contenido y tamaño de la libreta) todas las razones que te vengan a la cabeza de ¿Por qué emprender? Todas, no dejes nada… hasta las más oscuras y viles (sí, todos tenemos fantasmas). Escribe las razones como un desahogo, como si estuvieras gritándoselo a [quienquieras].
  3. Luego si deseas tomar agua o necesitas calmarte, tómate máximo 5 minutos para descansar y volver.
  4. Respira profundo el número de veces que sea necesario y toma consciencia de que tu vida es única, eres único y nadie vivirá tu vida, por tanto; no puedes vivir tu vida conforme la vivan o esperen los demás y éstos incluyen a tus seres más amados.
  5. Desde esa consciencia, en otras hojas, escribe todas las motivaciones que tienes de ¿Para qué emprender? Nota que la pregunta ha cambiado y esta formulación será clave en el resto de tu vida como persona y como emprendedor ¿para qué?
  6. En una tercera hoja, que dividirás en dos (2) de un lado escribe tus temores y en el otro tus impulsos de emprender.
  7. Al terminar, tómate otros 5 minutos. Lee las 3 secciones con calma e identifica:
    1. ¿Quién quiere emprender? La persona del punto 2 o la del punto 5.
    2. ¿Desde dónde está emprendiendo? Desde la incertidumbre o desde la impulsividad.
Hecho esto, puedes tomar la decisión de seguir adelante, detenerte a corregir o parar por completo.
Por supuesto que yo no quiero que pares por completo así que prosigamos con los pasos siguientes…
Como escribí al principio, el dominio de producción de un bien o de desarrollo del servicio que pensamos comercializar es capital -si sientes que hay un punto que debes mejorar en ese aspecto, no salgas al mercado sin haberlo hecho- mas no el único conocimiento necesario para emprender. Por lo menos debemos tener dominio:
  • De emprendimiento.
  • Básico de Administración y Contabilidad.
  • De presupuesto y cálculo de costos, precios y/o tarifas.
  • Básico de formulación de proyectos: productos o servicios.
  • Intermedio o avanzado de Mercadeo.
  • Plan de Negocio.
  • Intermedio o avanzado de las herramientas de mercadeo que pensamos utilizar.
  • Ventas.
  • Absoluto de nosotros mismos.
  • Específicos del área de negocios en la que vamos a emprender.

¿Cuál es el reto? Superar el desconocimiento, entonces:

  1. Toma una hoja y haz dos columnas (traza una línea por el medio).
  2. En el lado izquierdo escribe cada ítem de los que mencioné antes y otros que consideres necesarios para tu emprendimiento.
  3. En el lado derecho escribe el nivel de dominio.
Fuente: lavidaesbatalla.blogspot.com
Con base en esa información crea un plan autodidacta. Yo aconsejo como primer paso, listar los conocimientos que se deben adquirir o perfeccionar combinados; es decir, los ítemes entre los de menos dominio y mayor dominio, de esta manera no dejamos los de menor dominio juntos y evitamos frustrarnos.
El segundo paso de tu plan luego de tener la lista es, buscar las fuentes. Ahora sí, con tu lista crea un archivo donde puedas escribir el conocimiento y pegar los links de las fuentes. De cada ítem realiza una búsqueda en Google general y otras más específicas, abre los enlaces, haz una revisión general del contenido y si te parece apropiado copia y pega el link.

Atención:

  • No te pares a leer con detenimiento, estás en la búsqueda de las fuentes si te detienes a profundizar ¿cuándo saldrás de este paso?
  • Wikipedia es una fuente cada vez más perfeccionada de información pero no te conformes, busca artículos de blogs, estudios, artículos de prensa, investigaciones, cursos, etc.
  • Define en cuál de esos conocimientos deberías tomar un curso, haz la búsqueda y pega la información en tu documento.
Una vez que tengas todas las fuentes y la información. Con base en el orden de tu lista, tus ocupaciones personales y laborales, crea un cronograma para dedicar al menos 4 horas semanales (distribuidas o no, es tu decisión) a investigación y lectura, anotaciones y prácticas de los conocimientos. Toma en cuenta las fechas y horarios de cursos que decidas realizar, para crear tu cronograma.

De esta manera entrarás en el Reto de Emprender Conocimiento que te llevarán a la disminución de la incertidumbre y la improvisación. 

Fuente: lacajabierta.org
Como siempre, les invito a participar a través de sus comentarios, hágannos saber sus experiencias en este aspecto y cómo superaron este reto, sus inquietudes respecto de este tema y no duden en contactarme para asesorías directas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*