El éxito y los Maestros

Hoy se celebra el Día del Maestro en Venezuela, una celebración que cuando era niña solía tener una energía especial, a pesar de que el propio 15 de enero era día de asueto para todos los maestros a nivel nacional, los días previos giraban en torno a las maestras, a su día, a hacerles los regalos e incluso actos por el Día del Maestro. Tuve francamente la fortuna de estudiar en un colegio donde esta fecha era motivo de celebración y reconocimiento.

Así que crecí con esa idea de amor por las maestras casi fabulada que se pueden ver en dibujos animados, series o películas donde las maestras son como una suerte de Hada Madrina que daba clases y enseñaba. Más allá de esos hermosos recuerdos de reconocimiento, en aquélla época y muchos años después no tenemos verdadera consciencia de la misión que ellos desempeñan y cuán asociados están a nuestro éxito en la vida.

Incluso los maestros que ejercen una influencia “negativa” terminan generando una conducta compensatoria que más adelante puede convertirse en una habilidad que nos impulsa.

Nuestro querido Profesor Alberto

Recuerdo que de mi maestra de preescolar aprendí jugando cómo un mensaje cambiaba completamente a medida que pasaba de emisor a receptor. Sí ¿pueden creerlo? jugábamos al “Mensaje a García” en preescolar. De mi maestra de 2do. y 3er. grado aprendí la disciplina en asistencia, higiene y presentación personal. Con mi maestra Elizabeth en 4to. y 6to. grado aprendí a conocerme, ella identificó en mi situaciones que requerían atención y fue mi psicopedagoga por muchos años, incluso en bachillerato seguía teniendo sesiones con ella. Con ella recorrí caminos literarios tan diversos como García Márquez y Og Mandino.

Paradójicamente gracias a que el Prf. Alberto de matemáticas y física, me hizo una observación acerca de los acentos en mi cuaderno, mejoré muchísimo mi ortografía y es uno de mis servicios ahora, la revisión y corrección de textos. De la profesora Miriam aprendí a esforzarme por la perfección y la mecanografía me ha acompañado toda la vida y sigue siendo una de mis más grandes habilidades que benefician mi desempeño. Entendí la humanidad de los maestros con la profesora de Biología que era una gran mujer, empática, amorosa y una madre maravillosa. No puedo dejar de recordar a mi profesora de Redacción y Correspondencia; mi

La orgullosa mirada de la estricta Profa. Miriam

capacidad de redacción y corrección de estilo tiene su base fundamental en sus enseñanzas. Todos están presentes en lo que hago ahora.

Así podría pasearme por cada uno de ellos con recuerdos maravillosos incluso por los profesores de los cursos de reparación, eran excelentes y siempre gracias a ellos aprendía de otra forma las materias que tanto me habían costado durante el año.

Cada día que pasa trato de honrarlos con mi desempeño y los recuerdo siempre con infinito agradecimiento. Así que donde quiera que estén todos ellos y a todos los maestros de todos los niveles ¡Feliz Día del Maestro! 

Recuerden siempre Maestros que cada día de trabajo de ustedes deja un legado en la vida de sus alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*